El Derecho Penal y la persecución de los delitos

derecho penal y la persecución de los delitos

El Derecho Penal se caracteriza principalmente por su fuerza de “ius puniendi”. Esta característica fundamental del Derecho Penal hace que el mismo sea la última ratio de nuestro Ordenamiento Jurídico, es decir, que sea el último orden jurisdiccional al que acudir para reparar una situación constitutiva de delito.

A lo largo de los años el Código Penal ha sido reformado en numerosas ocasiones, pero el esqueleto fundamental sobre el que se cimienta este cuerpo legislativo es la Ley Orgánica 10/1995, de 23 de noviembre, del Código Penal. Una de las reformas más recientes ha sido la consistente en eliminar del Código las faltas e incluirlas en el concepto de delito leve. En efecto, existe una graduación de delitos que, según su gravedad y el bien jurídico protegido al que atenten, constituirán un delito específico y llevará aparejada una pena específica.

1.- La importancia del Bien Jurídico Protegido:

El bien jurídico protegido por nuestro ordenamiento jurídico por excelencia es la vida. A partir de ahí, hay una serie de delitos de graduación inferior que atentan contra otro tipo de bienes jurídicos protegidos como puede ser, a modo de ejemplo, la propiedad. Lógicamente cuanto mayor es la protección del bien jurídico contra el que atenta el delito en cuestión mayor pena llevará aparejada dicho delito.

2.- Concurso de delitos:

Es frecuente que en la práctica concurra lo que se llama en Derecho el Concurso de Delitos. El concurso de delitos puede ser ideal, medial o real. Esta circunstancia se aplica para cuando se han cometido varios delitos que pueden afectar o no a bienes jurídicos de igual, similar o distinta naturaleza. Todo ello llevará aparejada la graduación de una pena que deberá cumplir el condenado.

3.- Delitos más comunes en la práctica:

En nuestro despacho somos Abogados expertos en Derecho Penal. Uno de los delitos por los que más nos han consultado nuestros clientes son aquellos relativos a delitos de calumnias e injurias y delitos contra el derecho al honor y a la propia imagen. Toda acción delictiva lleva aparejada una responsabilidad civil que es una indemnización que debe abonar el condenado por dicho delito.

En nuestro despacho conseguimos las indemnizaciones más altas para nuestros clientes. Así que si estás en una situación como las descritas no dudes en llamarnos al 618 16 80 42 explicándonos tu caso. Te asesoraremos y guiaremos en todo el proceso bien sea como denunciante o denunciado.

Nuestra experiencia y todos nuestros clientes satisfechos son nuestra mayor garantía. ¡¡Llama ya mismo!!

Sin comentarios

Añadir un comentario