Cómo obtener la indemnización adecuada en accidente de tráfico

Todos conocemos a alguien que ha sufrido un accidente de circulación o de tráfico y, como consecuencia del siniestro, han podido quedar unas secuelas. Los accidentes de circulación, desgraciadamente, están a la orden del día y hay que saber los pasos a seguir para el supuesto caso de sufrir un accidente de tráfico.

Como consecuencia del siniestro, pueden producirse daños materiales y daños personales. Los daños materiales son los que afectan al vehículo o ciclomotor, mientras que los daños personales son las lesiones sufridas por el perjudicado. Se entiende por perjudicado cualquier persona que se haya visto implicada en el accidente y haya sufrido daños materiales y/o personales, pudiendo ser el propio conductor (siempre que haya concurrencia de culpas y no culpa exclusiva), su propio acompañante que iba con él en el vehículo o un tercero. 

Así pues, los pasos que conviene seguir en caso de haber sufrido un accidente de tráfico son los siguientes

Pasos a seguir para la indemnización:

1.- Elaborar el parte amistoso entre las partes implicadas en el accidente con detalle y relación de los hechos y cómo sucedieron, así como con los datos de las compañías aseguradoras de las partes. En caso de no haber acuerdo en la redacción del parte amistoso, habrá que acudir a la autoridad correspondiente (policía o guardia civil) para que elaboren el atestado. El atestado tiene valor de denuncia.

2.- Acudir a urgencias a continuación de haber sufrido el siniestro y dentro de las 72 horas siguientes con el fin de ser evaluado por el médico y obtener el parte de urgencias con relación y detalle de las lesiones sufridas y el diagnóstico correspondiente, así como, en su caso, tratamiento médico prescrito.

3.- Punto importante: Los plazos para interponer la acción. Hay que tener en cuenta varias consideraciones:

  • Tenemos un plazo máximo de 7 días desde que ocurrió el siniestro para ponernos en contacto con la compañía aseguradora e interponer la correspondiente reclamación (el parte) en concepto de indemnización por daños y perjuicios sufridos.
  • Caso de no llegar a un acuerdo con la compañía, el asunto se tramitaría vía judicial, teniendo que acudir a la vía jurisdiccional, en cuyo caso tenemos dos vías
    • La vía penal, en cuyo caso contaríamos con un plazo de 6 meses desde que ocurrió el siniestro para interponer la denuncia en el juzgado;
    • La vía civil, en la que contaríamos con un plazo de 1 año desde que ocurrió el accidente para interponer la correspondiente demanda de reclamación de cantidad en el jugado en concepto de reclamación de daños materiales sufridos, es decir, el plazo de un año desde que ocurrió el accidente para reclamar en vía civil opera únicamente para reclamar los daños materiales y no para los personales, en cuyo caso, el plazo de un año empezaría a contar desde que se estabilizaron las secuelas y no desde el momento en que el siniestro tuvo lugar.

4.- Un dato de suma importancia es tener en cuenta que lo recomendable siempre es contar con un Abogado externo y que no pertenezca a ninguna compañía aseguradora. Esto es así a la hora de obtener la indemnización correspondiente pues las compañías aseguradoras tienen convenios entre sí por los que suelen ofrecer cuantías indemnizatorias que están sustancialmente por debajo de la indemnización adecuada conforme a ley. Para que esto no ocurra se debe contar con Abogado externo que interponga la correspondiente demanda/denuncia y vele en todo momento por el interés del cliente a los efectos de obtener la indemnización que corresponda, ni más ni menos. Además de tener en cuenta que, en virtud de la ley de Contrato de Seguro, toda póliza suscrita tiene la cobertura de Defensa Jurídica por la que debe cubrir los gastos de honorarios de defensa jurídica (Abogado y Procurador) para el caso de acudir a un Abogado de libre elección, sin tener que pasar obligatoriamente por el de la compañía en cuestión. Es decir, que el asegurado puede acudir al Abogado que quiera y la compañía tiene que cubrirle y abonarle los honorarios de Abogado y Procurador elegidos por él, cubriéndolo el seguro.

Así pues, lo aconsejable es contar con el asesoramiento legal adecuado desde el principio, pues tu Abogado de confianza valorará la importancia de las condiciones en que el siniestro tuvo lugar, los testigos, las partes implicadas, los informes médicos, si ha habido días impeditivos o no impeditivos, si ha habido baja laboral, etc., y siempre teniendo en cuenta la obtención de la reparación del daño causado en accidente de circulación que se materializa mediante la correspondiente indemnización por los daños y perjuicios sufridos. Llama ya mismo a nuestro despacho de Abogados especialistas en accidente de tráfico. Nos encargaremos de tu asunto y velaremos por tus derechos.

Sin comentarios

Añadir un comentario