Qué indemnización corresponde en caso de extinción de contratos temporales

Cada vez es más frecuente la contratación temporal o eventual por obra o servicio, en los que el empresario contrata al trabajador sólo por un determinado periodo de tiempo y/o para un fin concreto.

1.- Extinción de los contratos de duración determinada y sus consecuencias

La extinción del contrato por duración determinada se encuentra regulada en el art. 49.1 letra c) del Estatuto de los Trabajadores, y se aplica a todos los contratos temporales excepto al de interinidad y a los formativos. La extinción de los contratos de duración determinada conlleva una indemnización de 12 días de salario por año de servicio, siendo que para el caso de que no se haya cumplido el año de servicio trabajado tendrá lugar el prorrateo de los 12 días de salario por meses efectivamente trabajados.

2.- El despido y sus consecuencias

El despido está regulado en los artículos 51 a 56 del Estatuto de los Trabajadores. Según las circunstancias en que se ha producido el despido, el mismo podrá ser impugnado por el trabajador despedido y calificado por el juez como:

- Despido procedente: en el que el trabajador no tendrá derecho a indemnización por dicho despido ni por la extinción del contrato temporal.

- Despido improcedente: tiene lugar cuando no se ha probado la causa del despido, o no se han llevado a cabo las formalidades legales en la comunicación del despido al trabajador como es el caso de no alegar causa del despido en la carta de despido. El empresario tendrá derecho a elegir entre readmitir al trabajador o abonarle la indemnización correspondiente. En el caso de que el empresario elija la readmisión del trabajador, éste tendrá derecho a desempeñar su puesto de trabajo con las mismas condiciones que desempeñaba antes de producirse el despido, y al cobro de los salarios de tramitación dejados de percibir entre el momento del despido y su readmisión inmediata a su puesto de trabajo. La indemnización que corresponde por este tipo de despidos es de 33 días de salario por año de servicio, con un máximo de 24 mensualidades, prorrateándose por meses los periodos de tiempo inferiores al año.

- Despido nulo: tiene lugar cuando el despido se produce por motivos discriminatorios, por violación de derechos fundamentales y libertades públicas del trabajador, entre otros motivos, encontrándose regulado en los artículos 55 apartados 5 y 6 del Estatuto de los Trabajadores y en los arts. 108.2, 113 y 286 de la Ley Reguladora de la Jurisdicción Social. La consecuencia del despido nulo es la readmisión inmediata del trabajador en su puesto de trabajo con las mismas condiciones que desempeñaba antes de producirse el despido, y teniendo el trabajador derecho al cobro de los salarios de tramitación dejados de percibir entre el momento del despido y su readmisión inmediata a su puesto de trabajo.

3.- Caso específico del trabajador temporal despedido antes de la extinción de su contrato

Para el caso de contratos de trabajo de duración determinada como, por ejemplo, el contrato de obra o servicio, cuando el trabajador es despedido antes de la extinción de dicho contrato temporal, el despido puede ser calificado como nulo cuando el trabajador en el momento del despido se encontraba en situación de baja por incapacidad temporal. Para ello, el trabajador habrá de alegar indicios suficientes de que se ha producido violación de derechos fundamentales del trabajador y, en el caso de encontrarse de baja por incapacidad temporal, habrá de demostrar que se ha producido el despido con violación del derecho a la integridad física, como recoge el artículo 15 de la Constitución.

Así pues, si estás en una situación como las descritas ponte en contacto con nuestros Abogados especialistas en Derecho Laboral, nos encargaremos de tu asunto. Puedes ponerte en contacto llamando al 618 16 80 42 o enviando un correo a info@blancoyandresabogados.com.

Sin comentarios

Añadir un comentario